lunes, 17 de abril de 2017

Vacaciones de Semana Santa

Qué bien se está de vacaciones y qué dura es la vuelta.

Al menos para mí, porque en otras ocasiones que he hecho una oda al periodo vacacional, siempre ha habido algún comentario expresando su gusto por la rutina, el descentre de las vacaciones fuera de casa, el poco gusto a viajar, etc. Inma lo explicaba muy bien y yo entendía lo que quería transmitir, pero no coincido en su forma de vivirlo.

En mi casa seguimos una rutina bastante rígida durante el periodo escolar, ya que para sobrevivir el día a día con trabajos y colegios, creo que es la mejor opción. Pero disfruto mucho rompiéndola en vacaciones.

Cambiar de lugar me ayuda a relativizar todo, a quitar importancia a las pequeñas miserias cotidianas, a abrir más los ojos y disfrutar de lo que tengo delante.

Esta semana santa la empecé muy estresada. Estamos con cambios en el trabajo que me tienen con mucha tensión. Sin embargo en cuanto puse 500 km de distancia los "problemas" se diluyeron. Lo veo todo con más claridad, sin ofuscarme con las ramas que no me dejan ver el camino.
Hemos estado una semana en la costa catalana, donde La Mayor tenía un torneo de baloncesto. Estábamos separados, porque ella ha estado en un hotel con su equipo y entrenador, pero la hemos visto todos los días en los partidos. Nosotros cuatro hemos estado alternando ratos de playa, paseos, terraceo y partidos de basket. A nuestro ritmo, sin horarios para levantarse, sin prisas para desayunar, haciendo lo que más nos apetecía en cada momento. Para mí eso vale oro. Y si el colchón no es tan cómodo, la almohada no es la mía, o no hice bien la maleta, me da igual, merece la pena por todo lo bueno.

Hemos comido de terracitas al aire y viendo el mar. He pasado mil horas achuchando a la peque, riéndome con el mediano y animando en los partidos a la mayor.

A la vuelta paramos a hacer noche en Zaragoza por partir el viaje de vuelta y hacer un poco de turismo. Me gustó mucho la ciudad y me sorprendieron muy gratamente sus procesiones. Yo he pasado casi todas mis semana santas hasta que me casé en Málaga, por lo que es ése el tipo de procesiones que conozco. Las de Zaragoza no tienen nada que ver, ya sabía que son más sobrias que las andaluzas, pero lo que me ha encantado es la tamborada que acompaña a los pasos. Muy emocionante.
 
Hoy vuelvo a la rutina laboral con mucha pena, porque incluso en mi caso, que tengo un horario envidiable, considero que son demasiadas horas delante de un ordenador, sin poder estar con mis hijos todo lo que me gustaría, sin ser dueña de mi tiempo…
 

14 comentarios:

  1. A mí lo que describes me suena a vacaciones perfectas. Para mí, el lugar y lo que haya por ver es lo de menos, con eso de estar haciendo lo que apetece sin horario fijo, ya tengo buenas vacaciones, pero esa oración que empieza "He pasado mil horas achuchando a la peque..." vale oro. ¿Qué más se puede pedir?
    Te acompaño en la pena de vovler al trabajo, que por bueno que sea, no es lo que has descrito antes. Yo me he tomado una semana para aceptar que es altamente probable que salga de mi casa a trabajar; me cuesta un montón... pero bueno, como ahora no estoy en mi casa... no hay una "mi casa", tengo motivación para ganar dinero.
    Un abrazo, Matt.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como que se me han rebelado los signos de puntuación en este comentario XD Lo de escribir "vovler" por "volver" debe ser parte de mi resistencia a volver yo también a eso de trabajar fuera de casa...

      Eliminar
    2. Jajajajaja
      Bueno, piensa que es mucho tiempo el que has conseguido estar en casa. Embarazo y primeros dos años de tu hija. Eso es mucho.
      Siempre es mejor estar en casa, pero es menos crítico a partir de esta edad de tu hija.
      Al final hay que resignarse y aceptar eso de: ganarás el pan con el sudor de tu frente.
      Un beso

      Eliminar
    3. ¡Sí! La verdad es que he sido muy afortunada. Esto en la tarea de enviar currículums justo en lo que preparo la celebración del cumpleaños número dos: pocas se dan esos lujos :) Pero no me conformo con eso del sudor de la frente, no; por ahora, tengo en la mira encontrar algo que no me sepa a trabajo y para luego, llegar al día en que todo sea el gusto de lo que me realiza :D
      ¡Un beso!

      Eliminar
    4. Yo pienso que aunque te guste y te realice, en el momento que es trabajo obligado, diario, con horario, con jefe... hay "sudor de frente".
      Mi trabajo si fuera de 3 horas diarias en el momento del día que yo eligiera, me gustaría infinitamente más. Pero estar de 8 a 3, sentada frente al ordenador un día tras otro, este cansada o no, es "sudor de frente" para mi.
      Un beso y suerte en la búsqueda de empleo :)

      Eliminar
    5. ¡Gracias, Matt! Yo de ese tipo de trabajo fue el último que tuve: de 8 a 4, con jefa, con uniforme; también estaba detrás de la computadora en un cubículo, y aunque amo estar detrás de la computadora, no en esas condiciones. ¡Debut y despedida! Doy gracias a Dios porque al principio fue muy interesante, fue bueno para mi vida económica, aprendí mucho, etc., pero sí que fue "sudor de la frente". Creo en eso de que hay que amar lo que una hace aunque una no haga lo que ama, pero ay, caramba... Ahora busco dar clases. Siempre amé dar clase, hasta en jardín de niños que era lo más cansado.
      Creo que toca escribir una entrada sobre estas cosas XD
      ¡Un beso!

      Eliminar
  2. ¿Ser dueña de tu tiempo? ¿Cómo era eso? Creo que ahora mismo solo tu peque lo sabe :(
    Para mí también has descrito unas vacaciones perfectas. Has podido hacer lo que más os apetecía y que todos estuviérais contentos. No es por ser aguafiestas ni ir de "adelantada", pero con una adolescente de 15, te aseguro que viajar no es lo mismo. Nosotros hemos hecho hace poco un viaje en familia que si que disfrutamos todos mucho, pero era algo muy extraordinario. Yo ahora mismo pienso en irnos a la playa 15 días, y lo primero que se me viene a la cabeza es cómo hacerlo para que no estén cabreados. En fin, aprovecha, que todas las etapas van pasando y tú estás en una muy buena.
    Me alegro de que hayas desconectado, que de eso se trataba :)

    ResponderEliminar
  3. No recuerdo esas palabras de Inma. Supongo que te refieres a nuestra Imnaculadica, la chica del Territorio sin dueño. Empezamos casi al mismo tiempo. Veo que tu también. Nos encandiló con su forma de escribir y si te he visto no me acuerdo, la muy bruja. Yo creo que ya ni nos lee. Se hacía querer la jodía.
    Las vacaciones no lo son del todo si no puedes dejar olvidado en reloj en el cajón de la mesilla.
    Me alegra que te hayan gustado las procesiones de mi tierra. Otro año debería ir a dar una vuelta por alguno de los pueblos de la Ruta del Tambor.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, era esa Inmaculada. Yo la cogí mucho cariño, una persona auténtica como pocas y que bien se hacía entender. Una pena que dejara esto.
      Tu tierra y sus procesiones me han encantado.
      Un beso

      Eliminar
  4. las vacaciones molan, a mí me gusta mi casa y mis gatos más que nada en el mundo, pero a veces, aunque sea dos días, agradezco cambiar de aires. Y además, voloro las cosas buenas más a la vuelta (la almohada, la ropa limpia, tener mis veinte zapatillas diferentes..)
    Me alegro de que hayáis disfrutado :)
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Me alegro de que lo disfrutarás. Para mi vacaciones es no cocinar. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Qué envidia de vacaciones, cuánto me alegro por tí, porque nada más leyéndote siento esa paz y ese descanso...
    También te entiendo en cuanto al trabajo... a mi estas no-vacaciones me han servido para reflexionar, siento demasiado a menudo que vivo para trabajar y eso no me gusta nada...
    Ánimo con la vuelta, un besote!

    ResponderEliminar
  7. ¡En la costa catalana, como yo!.
    Me encantan las vacaciones y es verdad que poner kilómetros de por medio ayuda mucho, y dormir, y el sol y la playa y el mar. Sobre todo el mar, mirar el mar es mi pasatiempo favorito.
    No he hecho nada especial, de hecho llegué la última el jueves a mediodía con mo Sol, que habia llegado de esquiar el miércoles por la noche. El resto de mi tribu ya estaba allí, con la otra abuela de mis hijos...
    No te dije en el otro comentario que yo reparto mis vacaciones con las familias y en Semana Santa solemos coincidir en la casa familiar con la abuela y el resto, este año ha habido suerte y sólo ha sido la abuela...
    He disfrutado mucho, he ido a la playa, los duendes de han bañado (ahora tienen tos), hemos jugado a los bolos, al golf, y hemos descansado que era de lo que se trataba.
    Mi cuadríacula también se rompe en vacaciones.
    Lou

    ResponderEliminar
  8. Ánimos guapetona!
    Qué chula debe ser la tamborada, tengo un colega de Calanda que vive aquí y nunca falla a su cita con el tambor! Tiene que ser un pasote. :)
    Besotes!

    ResponderEliminar